¿Cultura Financiera? Ahorrar, invertir… he ahí el dilema.

                                                                                                            Última de tres partes  por Ramón Serrano

En la primera parte de esta breve serie, dijimos que los mexicanos no somos muy afectos a ahorrar y, desde luego, tampoco a invertir.  Cuando se trata de guardar nuestro dinerito y hacerlo producir, a lo más que llegamos, como buenos mexicanos, es a pedirle al banco donde tenemos nuestra cuenta —usualmente el que nos queda a la vuelta de la esquina— que nos diseñe un “plan de ahorro e inversión”. El ejecutivo nos mira de arriba abajo, nos toma inmediatamente la medida y dice:

—“Esto no se lo ofrecemos a cualquier persona. Esto es sólo para Usted”

Como buenos mexicanos, lo aceptamos de inmediato.

—Si desea comparar “esto” con lo que ofrecen otros bancos…”

—“No, por favor —respondemos—. No hay necesidad. “Esto” está perfecto”.

¿Perfecto? Para el banco. No para nosotros. Pero como no tenemos cultura de ahorro, ni conocimientos de inversión, aceptamos lo que nos ofrecen sin chistar.

En la segunda parte, vimos los magros rendimientos que ofrecen las instituciones de ahorro. Dijimos que si alguien logra más del 7 o 7.5% es un héroe. ¿Qué dice nuestro contrato de inversión? ¿8.66%? ¿8.73%? ¿9.01%?

Corremos de nuevo al banco y  le preguntamos a “nuestro” ejecutivo:

—“Oiga, ¿éste porcentaje es neto?

—“Claro, —responde— sólo que hay que quitarle las comisiones y los impuestos… Mire, lo que va a quedar neto es…”

Con un nudo en la garganta y anticipando el regaño que nos van a dar cuando lleguemos a casa, salimos del banco llenos de rabia e impotencia, acompañados de la sonrisa del ejecutivo, la que casi se convierte en carcajada.

—“Por favor, —le decimos—. Si viene mi esposa, no le vaya a enseñar ni un papel porque, ¿qué saben ellas de invertir, verdad? Gracias. Muchas gracias.

De nuevo, Usted ya lo adivinó. Lo único que nos queda para lograr inversiones verdaderas, por arriba de los índices inflacionarios y olvidarnos de la pérdida de la capacidad adquisitiva del dinero es aprender a invertir en Bolsa. A invertir como los profesionales, con los cursos de Inversión y Day Trading de AIPT.

Lo primero que haremos es inscribirnos en el Coaching  de introducción a la bolsa de valores donde, sin costo, en unas cuantas horas, podremos asomarnos al mundo de las inversiones en Bolsa y conocer a los expertos que serán nuestros maestros.

—“¿Conoceremos sus secretos?”

Desde luego.

—“¿Aprenderemos a invertir como ellos?”

Naturalmente. El paso siguiente es inscribirnos al training de Personal Investing y Day Trading, donde en una semana intensiva aprenderemos a invertir en la Bolsa de Nueva York.

—“¿Y a la mañana siguiente ya seremos ricos?”

Si tenemos la suerte de recibir la herencia de un tío que se acaba de morir en Australia o nos avisan que nos sacamos el premio gordo, seguro que sí. De nuestra nueva profesión —como traders AIPT— seguro que no.

—“¿Entonces cuándo?”

Durante el training aprenderemos técnicas, estrategias y secretos para invertir exitosamente en la Bolsa. Pronto, muy pronto, dependiendo de nuestras habilidades naturales y de las que vayamos adquiriendo mientras practicamos lo que nos enseñan, a medida que corregimos errores y desarrollamos nuestro “sexto sentido de traders”, empezaremos a obtener resultados.

Al principio probablemente éstos serán escasos y aislados. Después, empezarán a ser abundantes y constantes ya que empezaremos a navegar “en solitario” aunque sin quedar “abandonados a nuestra suerte”. De hecho, los expertos AIPT seguirán contestando —de manera permanente— todas las preguntas que les hagamos, aun después de terminar el training.

—“O sea que si “me atoro” en algo, ¿puedo seguirlos consultando?”

Claro. Su puerta siempre está abierta para los egresados, de manera permanente, incluso después de terminar el training. Lo único que vamos a requerir es tomar el teléfono para recibir asesoría —sin costo— cada vez que necesitemos aclarar un concepto o tomar una decisión.

Poco a poco empezaremos a crecer como traders. Empezaremos a obtener resultados de manera constante y consistente. Será el momento de decidir si queremos avanzar en estrategias y conocimientos o quedarnos allí. Si decidimos avanzar, se nos ofrecerán diversas opciones: Cursos personalizados, Cursos avanzados y otras alternativas.

Aprenderemos cuanto haya que aprender, a la manera AIPT. Nuestras inversiones se harán constantes y nuestras ganancias firmes. Aprenderemos a promediar pérdidas y ganancias y a inclinar la balanza a nuestro favor. Todos los días, todas las semanas, todos los meses del año.

—“¿Cuánto vamos a ganar?”

De seguro más que con el banco. Más que con cualquier otro tipo de inversión.

—“¿…pero, cuánto? y ¿en cuánto tiempo?”

Si yo le dijera que 30 o 40% estaría mintiendo. Esas son cifras conservadoras y todo dependerá de la manera en que usted siga los consejos y las enseñanzas de sus instructores. Si lo hace de manera constante y estable, las cifras pueden incrementarse notablemente.

—“¿Hasta cuánto?”

¿Estaría usted satisfecho si le digo que hay alumnos, que ahora ya son traders profesionales AIPT, que están obteniendo ganancias hasta de un 60% o 70%?

Todo dependerá de su constancia y de su voluntad de crecer y desarrollarse como trader. De que haga las cosas adecuadamente. De que siga consultando a los expertos AIPT. De que aprenda a invertir de manera profesional, como lo hacen los traders profesionales. Como lo hacen los traders AIPT.

Lo demás viene sólo.

Créame. Sé de qué le estoy hablando.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Security Code: